No sé qué pasa pero el verano siempre se viste de un mismo color: blanco. Sí, compartimos más tonalidades y estampados, y es cierto que también aparece en el resto de estaciones del año, pero no sé qué tiene el verano que el blanco sale más a la calle…

Es un color que irradia pureza, vida, tranquilidad. Ilumina las estancias donde se encuentra, disimula imperfecciones, oculta objetos del mismo color, destaca aquellos que deseamos que se vean. Combina con cualquier otro tono, es casi una elección segura.

El blanco es, según el simbolismo, el color más perfecto. ¿Es para vosotros el color perfecto?

Os animamos a que lo comentéis en esta entrada, en nuestra página en facebook o en nuestro perfil en twitter.

¡Feliz viernes!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *